Tres chicas en auxilio de los agricultores kenianos

07 Marzo 2017

Imagen Destacada
Sencilla, eficaz y útil, la aplicación desarrollada por M-Farm permite a los granjeros kenianos conocer el precio de los productos que tienen para vender en los mercados cercanos. Pueden también asociarse para transportar conjuntamente sus cosechas o comprar abono. Y lo mejor es que la compañía la crearon tres jóvenes, que estaban todavía en la universidad, el día en que su profe les informó de que había un concurso de aplicaciones para teléfonos móviles. Se presentaron, ganaron y obtuvieron 10 000 € por desarrollar su aplicación.

“La aplicación se basa en tres productos”, me explica Linda Kwamboka, de 23 años, cofundadora y responsable de marketing. “El punto de arranque fue el módulo que facilita a los agricultores conocer el precio (price enquiry module): envían un SMS al código 3535 (para los usuarios de Safaricom, el principal operador telecom local) indicando el producto y el lugar que le interesa y en menos de 10 segundos reciben el precio solicitado, lo que les permite elegir dónde vender mejor”.

Un SMS que diga, por ejemplo: “precio, repollo, Embu (una ciudad)” recibirá el valor de un saco normal de 126 kg en Embu. Pero si el agricultor después escribe: “precio, repollo, Nairobi”, podría descubrir que el mismo saco se vende cinco veces más caro en la capital.

Los otros dos módulos permiten “comprar conjuntamente” o “vender conjuntamente”, siempre mediante SMS.

M-Farm retiene 10 shillings kenianos por SMS, es decir, aproximadamente 10 centavos de dólar. Linda dice que los agricultores no dudan en hacer tal gasto, ya que les permite ganar o ahorrarse mucho más dinero.

Un pequeño detalle que me permitió gastarle una broma: a falta de crédito en el momento de hacerme la demostración en su teléfono, Linda tuvo que correr a comprar una recarga para su tarjeta. Se trata de un problema omnipresente que los apasionados de los móviles en los países donde predominan los contratos de prepago olvidan siempre mencionar.

De todas maneras su servicio resulta interesante. En menos de un año (la empresa fue creada en noviembre de 2010) su proyecto piloto (limitado a una región) contaba ya con 2000 nombres en su base de datos (de personas que utilizan el servicio). Son 400 los agricultores que utilizan la modalidad que les permite comprar o vender conjuntamente.

A finales de 2013, ellas tenían 3000 usuarios en la web y 6000 por SMS.

No se detendrán ahí. Deseémosles buena suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *